jueves, 20 de septiembre de 2018

EL REGRESO DEL MERCEDES ROCK


El Mercedes Rock tendrá 20 bandas

19 septiembre, 2018 
En el predio del Martín Rodríguez, está programado para el sábado 20 y el domingo 21 de octubre. Será gratis. Cerrará este importante evento regional la mítica banda argentina Bersuit Vergarabat.


Luego de lo que fue el anuncio del retorno del Mercedes Rock a nuestra ciudad, el intendente Juan Ignacio Ustarroz se reunió con sus organizadores para ultimar detalles de esta propuesta cultural joven. Este festival está programado para el sábado 20 y el domingo 21 de octubre. Estarán tocando 19 bandas de nuestra ciudad -la disposición de las mismas se hará a través de un sorteo- y cerrará este importante evento regional la mítica banda argentina Bersuit Vergarabat.

“La propuesta desde el municipio es la de brindar todas las herramientas necesarias para que esta iniciativa sea llevada adelante por todos los que componen la cultura del rock y los jóvenes de nuestra ciudad”, sostuvo Ustarroz y destacó: “Nuestros jóvenes hasta ahora han demostrado un nivel de compromiso muy grande, sumado al respeto y responsabilidad cada vez que se reúnen a disfrutar de un evento cultural, y así lo han demostrado, por ejemplo, en cada una de las realizaciones del Rock en el Galpón, en el Centro Cultural La Trocha”.
“Es importante que los jóvenes y la cultura de la música se acerquen al Municipio con propuestas, ya que contamos con muchas herramientas, mismas que están a la disposición de la gente”, según el intendente. “El Mercedes Rock es algo bueno para todos, porque es un evento gratuito donde los mercedinos pueden ir, y conocer de esa forma las diferentes propuestas culturales que existen en nuestra ciudad”, dijo y puso en relieve el trabajo mancomunado en este evento que “es organizado por las bandas de rock de Mercedes utilizando las herramientas del Estado Municipal que están a disposición de los vecinos de la ciudad”.

Es importante destacar que habrá una “cantina solidaria” a cargo de la Comisión organizadora integrada por músicos y referentes del género en conjunto con la Municipalidad. Tendrá como objetivo recaudar fondos para la construcción de una sala de grabación para las bandas de rock de nuestra ciudad.
El orden en que las bandas tocarán aún no se ha resuelto, pero ya se sabe quiénes serán parte de este impresionante festival: Don Usté, Black Cachivache, Antípodas, Ley Seca, Camino a Chinar, Zalhanzan, El Motivo, Buitre y La Otra, La De Abajo, Yodo Status, Pata Simonet, Crackerbox, Quartopas4jero, Eléctrico Limón, Voodoo, Rechifle, F. G Rock, Faz y Delator. El cierre del festival estará a cargo de la Bersuit Vergarabat.

Desde la organización del evento se informó que el predio abrirá sus puertas a las 12 del mediodía. El lugar contará con una carpa denominada “Expo-Rock” con escuelas de música, profesores, talleristas, vendedores de indumentaria del rock, y casas de música que tendrán su espacio -de forma totalmente gratuita- para promover lo que hacen.
Además, músicos referentes del rock local brindarán una clínica sobre el género.

También pudo saberse que el evento se suspende por lluvia.
En la reunión en el Teatro Argentino, esta noche, estuvieron representantes de las bandas, la coordinadora de Juventud Eugenia Códega, la directora de Cultura Lucía Capaccio y el jefe comunal.

Nota extraida de la wev,  Facebook de Noticias Mercedinas

miércoles, 22 de agosto de 2018

AMBIVALENCIA


Banda formada por Gastón “El Mago” Moreyra en voz y viola; “El Bocha” Nicolás López en la batería; Iván Alvarado en primera viola y Juan “Lapa” López en bajo
 
   Imágenes extraídas del Facebook de Ambivalencia

viernes, 17 de agosto de 2018

Comentario de Sebastian Cirillo en Facebook recordando su banda Los Gervasios




Hoy se cumplen 25 años del debut de “Los Gervasios” mi primera banda de la adolescencia en la comarca mercedina. Aunque ya había tocado como invitado de algunos amigos como Local 12, este fue el primer proyecto iniciado por mí y mis amigos Poroto Varela, La Tota Doñagueda y Jordy Koziner, una noche que salíamos de ver a “La Pulpería” y “Schanzenbach” en el Club Mercedes, hablamos de lo buena que era la escena local, pero sentíamos que había mucho rock clásico, blues, heavy... y nos faltaba una banda más en sintonía con la época, en ese momento en el pueblo nunca habían visto MTV o MuchMusic, las disquerias no se arriesgaban a traer novedades y si querías escuchar música nueva tenías que ingeniártelas. Así que hicimos la banda que queríamos escuchar y ver en vivo. Luego de algunos cambios sumamos a dos cantantes, los hermanos Trussi.
Como era de esperarse tuvimos mejor aceptación fuera de Mercedes, nos íbamos en el Sarmiento con todos los equipos arriba del tren a tocar a Lujan donde tocamos con los HDP y a Moreno donde nos tiraron todo tipo de proyectiles, panes y chorizos cuando desconcentró un acto de Duhalde frente al Pub donde estábamos tocando, llegamos a recorrer muchos lugares de la provincia en colectivos alquilados para la ocasión, como la vez que fuimos al RojasRock con la Big Family, Looser, Lechuga, el Gurú y los Vomito.
Teníamos claro que no sabíamos tocar, entonces nos vestíamos bien, quizás por eso mucha gente nos recuerda como los marcianitos que saltaban y bailaban en el escenario del MercedesRock. El espíritu de Los Gervasios sigue presente en casi todo lo que hago.

miércoles, 15 de agosto de 2018

Juan Emilio López: “No me considero músico”


Juan Emilio López: “No me considero músico”
Una nueva banda de rock “alternativo y prismático” surge de la transición entre Atrapados en Libertad y Lazo Nocturno • Tienen una fecha en Mar del Plata, junto a “Nuestra Raza” (ex Callejeros) y estarán tocando en el próximo Rock en el Galpón de La Trocha.

Ambivalencia tocará este domingo 19 de agosto a las 21.30 horas, en el Abbey Road-Concert Bar  de Mar del Plata (Juan B. Justo 620) junto con “Nuestra Raza”, formada por algunos de los músicos que integraban Callejeros. La banda formada por Gastón “El Mago” Moreyra en voz y viola; “El Bocha” Nicolás López en la batería; Iván Alvarado en primera viola y Juan “Lapa” López en bajo, se presentará bajo un nuevo formato con canciones nuevas como “Luz”, “El Gigante Moderno” y “Laberintos”, desde otro “Prisma”, un nuevo punto de vista de estos músicos que ya pasaron por varios procesos. Otra de las fechas que tienen por delante es el 1° de septiembre en Rock en el Galpón.
¿Cómo contactaron la fecha en Mar del Plata?
Nos invitaron para tocar en Mar del Plata. Cuando hicimos “Savia Rebelde”, el primer disco de Atrapados, grabamos con uno de los chicos de Callejeros, que estaba en Casi Justicia Social, la banda que se armó después. Era el percusionista, que no está en esta nueva formación. Pero la verdad es que nos cayó del cielo. Y tenemos que ir como sea.

¿Cómo surge este nuevo proyecto?
Yo me había tomado una pausa después de la última fecha de Atrapados en La Trocha. Dejé ahí, pero no vendí nada. Por suerte, no cometí ese error. Es más, me empecé a comprar más cosas. Después de un tiempo, “El Mago” (Gastón Moreyra) me empezó a perseguir con algo distinto. Conseguimos un batero, que era Fran Casal, y ahí nace Ambivalencia, por el deseo de querer hacer algo distinto de lo que veníamos haciendo con Atrapados. ¿Viste esos días que te levantas con el pie izquierdo? Bueno, Ambivalencia nació así, pero no teníamos pie derecho: el primer ensayo se nos cortó la luz. Al poco tiempo, el batero se quebró y suspendimos dos fechas por ese motivo. Después de arrancar, Fran (Casal) quiso abrirse con un proyecto personal. Entonces empezamos a buscar bateros por todos lados hasta que cayó Nico (López) para formar ese triángulo en el que estuvimos siempre. Con ellos dos estamos tocando desde los 15 años. Nos conocemos de toda la vida. Sabemos cómo toca uno y cómo toca el otro. Nos entendemos en ese sentido. Pero necesitábamos otra viola y encontramos a Iván Alvarado, el hijo del “Moco”, que está en primera guitarra.

Tienen grabado un material que se llama “Prisma”.
Los grabamos en lo de Marquitos Porcar (Equilibrio Producciones). Nos juntamos en dos o tres días y salió. Es algo que tenemos para mostrar. Y ahora estamos organizándonos para hacer un par de temas más para tener algo más formado y ajustado.

¿Ambivalencia hace algún reversión de algún tema de Atrapados?
No. Aunque siempre en este pueblo-ciudad te recuerden, por lo menos en el ámbito de los músicos, como tal persona relacionada con tal banda. Lapa, de Atrapados en Libertad o Wanito, de La Isla. Es como que por más que tengas 20 bandas después y ya seas re groso con tal banda, siempre te van a relacionar con la banda que fuiste más popular. Nosotros queremos cortar de cuajo con esa relación. Y eso que la base original de Atrapados está en Ambivalencia. Pero es un ciclo que ya se cerró.

¿Cuándo arrancaste con la música?
Era pendejo. Tenía 14 o 15 años. Plena adolescencia. Me pintó tocar el bajo.

¿Por qué el bajo?
Porque…mirá mi mano (me muestra las dos manos). ¿Tengo mano de guitarrista? No. Dedos muy gordos. Aunque algo toco la guitarra, acordes y eso. Pero me cuesta la cejilla, se me complica. El bajo es más cómodo. Soy más yo. Me lo compraron mis viejos y empecé con un Cramer negro sacado en cuotas en Mar And´s, cuando el negocio estaba en la 43. Después fui juntando plata de a poco y lo cambié. Después llegó Reina Miseria, cuando el Mago se abre del primer Atrapados, y metíamos fechas en todos lados donde había movida punk. Estaba Emiliano Lara en la guitarra y la voz, Nico López en batería, y yo en bajo. Después de Reina Miseria, me pintó el raye y vendí todo. Hasta que me volví a comprar un bajo Cort activo y un Vintage.

¿Qué significa la música para vos?
Primero quiero aclarar que yo no soy músico. No me considero músico. Soy un bajista. El músico tiene otro nivel. Tiene academia. Yo toco el bajo a mi manera, como siento.

Vida Privada: Lapa anticlasico
Nació el 26 de septiembre de 1989 en Mercedes. Hijo del entrerriano José Miguel López y de Adriana Noemí Schenone, “Lapa” (desconoce la causa del seudónimo) es el segundo de tres hermanos: Nicolás es un año y medio mayor y deportista, y Delfina, una hermana 15 años menor.

Era un chico introvertido que solía escuchar cumbia, por influencia de su padre. No recuerda específicamente qué banda. “O capaz que no me quiero acordar”, confiesa.
Fue a Parroquial, “por una cuestión de comodidad geográfica”. Repitió dos veces y fue a la Media. “No era un tipo conflictivo. Me pedían que me quede. Pero no me gustaba estudiar. Me llevaba muchas materias. Me embolaba mucho”, confiesa y agrega: “la Escuela Media fue lo mejor que viví en la adolescencia. A nivel humano aprendes un montón de cosas que no ves en la privada. Ves la necesidad. Pibes que no desayunaban o no cenaban porque salían de la fábrica. Gente laburante que hacían el esfuerzo de poder tener el título secundario. Eso te abre la cabeza. Te enseña a valorar cosas que vos das por hechas. Y sentí que te quejas por pelotudeces y no valoras lo que tenes. Ahí entendí el sacrificio que hacían mis viejos para pagarme la escuela”.

Durante la adolescencia, empezó a escuchar rock y a querer tocar el bajo. Pero tenía un fuerte rechazo por las bandas clásicas. “Hoy el Mago me pasa temas clásicos y le digo que no. Déjame de joder”, cuenta. De lo nacional, huye de la “depresión spinetteana” y le gustan muchas bandas que antes descartaba pero después le fueron dejando algo, como Soda Stereo o Miranda, “aunque siempre me tiraba más a Los Redondos, La Renga, pero no me caso con ninguna”, confiesa.

Egresó en la Media en el año 2010. “Hoy me doy cuenta de que el secundario no te sirve para nada. Aprendo más de la vida y de las personas. Sobre todo si escuchas a la gente. Una de esas personas de las que aprendí es mi viejo. El tipo llegó a Mercedes con nada y hoy en día es tipo que tiene su laburo. Tiene casi 60 años y está mejor que nosotros”, revela.

Luego de egresado, empezó a trabajar en la 29 y 2 en un locutorio. Y a hacer cursos de programación web en Capital. Luego fue a trabajar como sonidista en Tres Eme (lo que ahora es Umbral). Y ahora trabaja en una empresa de seguridad informática.

¿Quisiste estudiar alguna carrera?
Me hubiera gustado estudiar diseño gráfico.

                                                                          Nota extraída del Semanario Nuevo Cronista el 18/08/18

martes, 19 de junio de 2018

CEMENTERIO BLANCO

Gran Luchador - Cementerio Blanco
Homenaje al campeón Walter "El Yacare" Sequeira.

lunes, 18 de junio de 2018

PATA SIMONET

“CRISTALIZAR”, EL PRIMER COMPACTO DE PATA SIMONET

Música y poesía se complementan en este disco. Autor de todos los temas, Gerardo Simonet nos abre la puerta de su intimidad, invita a adentrarse en la de quienes escuchan sus canciones. Un gran trabajo con la participación de valiosos artistas de nuestra ciudad.
Por Albita Cosentino
Un nuevo trabajo discográfico ha visto la luz en septiembre en nuestra ciudad: se trata de “Cristalizar”, el primer compacto de Gerardo Pata Simonet“Este disco no nació para ser encarcelado, si un día así lo encuentra, por favor, ábrale la jaula”, puede leerse en una de las márgenes de la contraportada, toda una invitación para adentrarse en el intenso trabajo de éste músico mercedino. Autor de todos los temas, introduce a quien lo escucha en sus sentimientos más genuinos, a una profundidad despojada, lo que provoca en el oyente de sus canciones un hilo de intimidad sugerente.
Gerardo tuvo relación con la música desde siempre. “De muy chiquito ya la música estaba presente. Mi mamá en los 60 tuvo un grupo folklórico llamado El Chalay y de muy niños, con mis hermanos, nuestra banda sonora fueron los clásicos del Nuevo Cancionero Latinoamericano en su guitarra y su voz… Después, los años trajeron el rock y otros géneros que me hicieron principalmente un escucha muy completo. Los Beatles me cambiaron la vida, pero a ellos se acoplaron el folklore, el rock nacional, varios cantautores iberoamericanos y todo lo que pasó musicalmente en los noventa, en plena adolescencia”, contó a Protagonistas Pata Simonet.
En los noventa integró In Situ, con Marcos Kosicki, Javier Siri y Damián Zorrilla. “No nos presentábamos en vivo pero nos sirvió mucho para experimentar con ese gran interrogante que era el cómo se hacen las canciones, eso en tiempos en que nadie te podía pasar un método de trabajo, sino que tenías que crear el tuyo propio. Después llegaron algunos escenarios con Dezero en los noventa (con Sebastián Cirillo, Maxi Elizondo, Darío Lescano y el Posho Escudero, como tecladista), bastante influidos por Soda Stereo y el rock británico, y ya por el nuevo milenio un trío de folklore moderno llamado La Pueblera, con Florencia Chena y Damián Tessore”, fueron esos los comienzos artísticos de Simonet contados en primera persona.
Sus tiempos de compositor comienzan por el ’89, cuando le regalaron un teclado que aún conserva. “Tenía tanta hambre de hacer una canción y había esperado tanto ese regalo, que cuando me llegó me la pasaba haciendo unas canciones que mejor no recordar. Después a fuerza de prueba y error fui sumando elementos que me hicieron crecer”. De ese arduo camino creativo, nace Cristalizar, su primer compacto. “No soy un creador prolífico sino por el contrario, alguien con cierta facilidad para las melodías de arranque, pero al que le cuesta mucho el duro trabajo posterior hasta que la canción se concluye en letra y música. Tenía algunos temas terminados y varias ideas fuertes e inconclusas que tuve que encaminar para romper con ese maleficio de ser un artista que hace canciones, pero que no tiene un disco en la mano. A lo largo del 2014 me dediqué a eso y a medida que las canciones iban saliendo a la superficie, el disco fue apareciendo solo. Después nos juntamos con Sebastián Cirillo y Damián Tessore para producirlo y fueron dos años de un laburo muy interrumpido, haciendo equilibrio entre la familia, la oficina y la música”.
Si un disco como trabajo creativo que es,  se engendra, se gesta, se pare, Cristalizar es una obra musical, pero también hubiera podido ser una obra poética. Las letras de Simonet rozan lo intimista, algunas colmadas de melancolía y otras de una fragilidad que invita a escucharlas con delicadeza. El tiempo, el olvido y el recuerdo recorren los temas del compacto. “Hay también otras temáticas, como el amor, la muerte, la paternidad, las grandes cuestiones de la existencia humana, incluso un tema llamado Eterno track que es mi homenaje a una novela que me marcó en la adolescencia: La invención de Morel, de Bioy Casares. Sin dudas el tiempo, el recuerdo y el olvido me atraviesan e impregnan el disco, porque soy un tipo cien por ciento nostalgia. Amo la frase que abre ‘El libro de los abrazos’ de Galeano: recordar, del latín Re-cordis: volver a pasar por el corazón… Esa es mi materia, soy un coleccionista de recuerdos que no sirven para nada y un olvidador serial de las cosas sin corazón. Olvi Town –uno de los temas del CD– es el pueblo de los hombres que han sido olvidados. Sospecho que inconscientemente hacemos canciones para intentar vencer al olvido”.
Definir Cristalizar no es tarea fácil, no se trata de cualquier disco, ni de aquellos que podemos escuchar para llenar el silencio. La obra evaluada como un todo es para apreciar, para tomar distancia y volver a escuchar, alentando el deleite de sus melodías y la hondura de sus letras. “Más allá de la idea general de Cristalizar, y de que en la tapa del disco puede verse a mi sobrino siendo una especie de médium entre los pájaros de la realidad y los de fantasía en un planeta de cristal, que bien podrían ser las canciones, también hay una canción concreta con ese nombre, que invita a ser capaces de vivir sin disparar, y el disparo es el de esa cámara de celular que tenemos en la mano todo el tiempo, como intentando cristalizar cada instante en una memoria SD, mientras en realidad el tiempo y el espíritu de los momentos se nos va filtrando por los costados. El estribillo dice, en otras palabras, que aunque que te duela y hasta tengas que llorar deberás ser capaz de confiar en recordar”, concluye Gerardo.
El gran desafío lo espera el próximo año cuando intentará presentarlo en vivo. Hasta que eso se cristalice, Cristalizar se puede escuchar en Spotify, Youtube y todas las plataformas digitales. Además se encuentra disponible en su versión material con packaging de cartulina y librito de 16 páginas, en disquería La Jungla Musical (Galería Jardín, local 20, calle 22 n° 580, Mercedes, Buenos Aires); en Mar And’s Instrumentos musicales (calle 12 n° 515 de Mercedes o calle Mitre n° 633 de Luján) y en Librería Tiempos de Papel (calle 30 esquina 21 de Mercedes). También solicitándolo a través de la página de Facebook Pata Simonet o www.patasimonet.com para cualquier lugar del país.
Cristalizar, un disco para encontrar y abrirle la jaula con los sentidos dispuestos al disfrute.

Nota extraída del Semanario Protagonistas